1 ene. 2000

el loco

Caminó por el mundo buscando las cosas que suenan,
símplemente suenan.
Recorrió los suburbios oyendo las voces que entonan
cinco notas y media.
Y así fue bebiendo la bebida púrpura de la música
en un trozo de madera.
De madera... son seis cuerdas
y simplemente madera.

Le llamaban el loco,
peus no hacía más que poco a poco
preparar su quimera.
Y a la noche una mujer le acompañaba,
qué más das si era negra, blanca o corchea.
Y así fue pasando de lo clásico a lo diabólico
a partir de tres acordes.
Tres acordes... mucho ruido
y nada más tres acordes.

Caminó por el mundo buscando las cosas que suenan,
símplemente suenan.
Recorrió los suburbios oyendo las voces que entonan
cinco notas y media.
Y así fue ganando en volumen, fuerza y contundencia
aumentando la potencia.
Su potencia... un enchufe
y simplemente potencia.

Le llamaban el loco,
peus no hacía más que poco a poco
acabar su quimera
que al final presentó en sociedad:
una caja negra, dos cables
y una guitarra rockera.
Se levantó, le dio al interruptor
y sonó un Mi Mayor...
Y hasta Dios tembló.
Rock and Roll.