1 ene. 2000

de niño

Un electrón que pasaba volando me llamó,
ya me andaba siguiendo tres calles por Zaragoza,
me dijo "eres el niño
que sacaba buenas notas"
y yo dije "no soy yo.
Te confundes, electrón".
Me dice
el electrón que pasaba volando y me miró:
"yo pasé por el cortocircuito que hubo en tu boca
el día que te quitaron la pelota
y no tuviste valor
para abrirla y decir mío es el balón".

Una molécula de agua me resbaló
en un día de lluvia cualquiera por Zaragoza.
Cayó justo en el ojo
y me reconoció,
y me dijo "eres el crío
al que faltaba un sentido".
Y me dice:
"ya no recuerdas el día en que el jugete se esfumó.
Forme parte de la salivita que hubo en tu boca.
Tú mirabas tristemente a una persona.
Me encerraste sin razón
y al final salí llorando al exterior"

Pero que nos pasaría,
señora melancolía,
si no hubiera la inocencia que de niño se tenía.
Señorita hipocresía,
dime que nos pasaría
si no hubieran las mentiras que de niño se creían...
Ojalá las siguiera creyendo yo.